DINÁMICAS DE GRUPO: ROMPEHIELOS

En nuestra profesión de Facilitadores conocemos bien que los contenidos teóricos de poco sirven si no se practican. Esto tiene especial importancia si lo que estamos trabajando es el desarrollo de habilidades; de nada vale que hablemos y hablemos si no somos capaces de que “vivan” todo ello de forma experiencial.

Para ello qué mejor que el uso acertado de dinámicas puntuales, y si es posible divertidas, que ayuden a los participantes a comprender, interiorizar y recordar los aspectos que se están trabajando en el aula.

Por ello y como creo que es un tema de interés general para todos los profesionales de la Formación, abro esta entrada para que a través de ella compartamos esas dinámicas que hemos utilizado en alguna ocasión y nos han dado juego para trabajar.

Como lo mejor es empezar por el principio… propongo comenzar por los ROMPEHIELOS.
Por su naturaleza, este tipo de ejercicios son útiles al comienzo del Taller y han de ser sencillas. Cuando un grupo de personas se reúnen en un salón de formación en muchas ocasiones no se conocen entre ellas, o sí pero están dispersos, pensando en lo que están dejando de atender por estar ahí o en lo que tienen que hacer durante el cofee breack.

Es fundamental realizar una dinámica que ayude a crear el clima adecuado, a que los participantes se familiaricen unos con otros y con el Facilitador/Formador. A ver qué os parece esta:









- CAJA DE SORPRESAS -

Objetivo:
  • Presentarse

  • Favorecer una buena comunicación

Descripción:

  • Compartir y mejorar la comunicación del grupo, utilizando para ellos ejercicios sencillos que deben ser ejecutados por todos los miembros.

Desarrollo:

  • Preparar previamente una caja o bolsa, con una serie de tiras de papel, dobladas para evitar ser identificadas previamente, en las cuales se debe haber escrito algunas tareas básicas (bailar, cantar, saltar, silbar, bostezar, agacharse, acostarse, besar a alguien, poner cara de asustado, o cara de alegre, etc.). Se deberá tener un papel por cada participante.


  • Se invita a los participantes a que formen un circulo.


  • Se les indica que la idea es circular la caja o bolsa, de mano en mano, hasta que una determinada señal indique que se detiene la bolsa o caja.


  • Es recomendable poner música que amenice el ejercicio y utilizar como señal para detener la bolsa un silbato. Si no se dispone silbato, se puede indicar que al detenerse la música, se detiene la bolsa o caja.


  • La persona que tenga la bolsa o la caja en el momento en que la señal se haya dado o se haya detenido la música, deberá sacar una tira de papel, decir su nombre y ejecutar la tarea indicada intentado asociarla con su identidad, por Ej. Me llamo Juan y bailo así para celebrar que hoy me libré de un tediosa reunión.


  • Una vez ejecutada la acción, el juego continuará hasta que se hayan acabado todos las papeletas.


  • Si algún participante no se siente cómodo con la actividad que le correspondió se sugiere no forzarlo y respetar su decisión.

Evaluación:

  • No se espera ninguna evaluación.


  • Solo preguntaría si alguien se sintió incomodo e indagaría las razones. Es importante que el facilitador observe el comportamiento de los miembros del equipo pues esta información le será muy útil en el desarrollo del Taller.

Comentarios/Recomendaciones:

  • Se recomiendan un máximo de 25 participantes


  • Se requiere aproximadamente 30 minutos


  • Se recomienda el uso de un salón suficientemente grande para que los grupos se puedan reunir confortablemente

Materiales:

  • Música instrumental si se desea y esta disponible

  • Caja o bolsa

  • Papel suficiente para preparar las papeletas

  • Lápiz o bolígrafo

Espero vuestros comentarios y también vuestras dinámicas!!


Vamos con otra...

CONOCIÉNDONOS

Objetivo: Reflexión de la cantidad de supuestos que manejamos en nuestra vida y de la manera cómo sacamos conclusiones a partir de premisas erróneas.

Desarrollo:
Un excelente ejercicio para empezar un taller donde las personas ya se conocen, no importa si mucho o poco. Es útil para darse cuenta de la cantidad de supuestos que manejamos en nuestra vida y de la manera cómo sacamos conclusiones a partir de premisas erróneas.

  • Cada participante anota en un papel, en secreto, un dato personal de sí mismo que sospecha que los demás no conocen.
  • El moderador recibe todos los papeles. Nadie más los debe ver.
  • Cada participante recibe una hoja con un cuadro donde el número de filas y de columnas debe ser igual y corresponder al número de participantes.
  • El moderador confecciona en la pizarra un cuadro donde anota los nombres de los participantes y los datos “desconocidos” de cada uno.
  • Los participantes copian en sus hojas de trabajo el cuadro y los datos que el moderador va anotando en la pizarra.
  • Los participantes disponen de un tiempo límite para adivinar quién es quién y hacer una marca en su hoja, sin que los demás lo vean. El tiempo límite depende de la cantidad de personas (5 a 10 minutos).
  • Gana el o los participantes que obtiene un mayor número de aciertos. Sugiero otorgarle un premio simbólico.

    Discusión posterior:
    ¿Cómo llegamos a la conclusión de que tal persona tenía que ser la que coleccionaba libros antiguos o criaba dos gatos? ¿Qué conclusiones se pueden obtener de esta experiencia?

    VARIANTE:
    Dar permiso por turno a cada participante para que haga una sola pregunta en privado a uno de los demás, pregunta que puede responderse solamente con Sí o No.

Espero que os pueda servir!!



2 comentarios:

Anónimo dijo...

yo particularmente lo hago muy frecuente y esa dinamica es muy buena

vanessa dijo...

Gracias, los pondré en práctica.
Vanessa, de Perú